Ya no es lo que era pero puede volver a ser

Esta mañana he hablado con mi frutero sobre la calidad de las verduras, frutas y hortalizas. Me ha confirmado lo que todo el mundo dice y lo que yo ya sabía: no tienen el mismo sabor que antaño.

Me ha explicado que la simiente utilizada en los cultivos es la culpable, que ahora prima la cantidad antes que la calidad. Ha puesto el ejemplo de los melones. Antes una mata daba tres o cuatro y ahora muchos más. Esto se traduce en una pérdida del sabor.

La solución se encuentra en los pequeños huertos y cultivos. Pero, claro, en el mundo somos muchos y no podemos alimentarnos con este sistema. Respecto a los restaurantes, podrían apostar por los alimentos de Kilómetro 0, de proximidad. La duda que tengo es si esto encarecería el producto final de una manera inasumible. Los consumidores normales, los hogares, por el momento, tendrán que conformarse con comer melones insípidos o sandías sin pipos y sin sabor.

A no ser que se extienda el concepto de huerto urbano. En las ciudades hay muchos solares sin utilizar que podrían ser cultivados por los vecinos. En mi opinión es una opción válida que las autoridades locales deberían tomar en consideración.

Quien tiene un huerto tiene un tesoro sabroso.

Anuncios

Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s