Prepárame la Cena

No soy un número ni parte de una cifra

aunque se paga por igual la misma tarifa.

Todos caminamos con la misma camisa,

sin prisa para mirar donde se pisa.

No vale el tiempo pero valen las memorias.

No se cuentan los segundos, se cuentan historias.

La paciencia es lo que se cosecha.

Mi calendario no tiene fecha.

No estoy solo, ando con mis cinco sentidos,

acá el silencio se convierte en sonido.

Todo lo malo que soñé, lo toqué.

Pero está tan oscuro que el miedo no se ve.

Yo me huelo lo que siento, por eso presiento

que dentro del circuito me queda poco tiempo.

En el próximo tren yo me monto.

Prepárame la cena que regreso pronto.

Yo miro para afuera y miro para adentro.

La reclusión es mi punto de encuentro.

Me ubican dentro de lo marginal,

pero en algún momento todos nos portamos mal.

Y quién determina lo bueno y lo malo,

lo poco saludable y lo sano.

De lo crudo a lo cocido hay una larga diferencia.

Y cocinar término medio no es ninguna ciencia.

En esta vida me castigaste,

me robaste el tiempo, me recagaste.

Mi culpabilidad es como una pecera vacía,

como juzgar al sol por salir de día.

Si mis tristezas te causan alegrías,

es porque tus reglas son distintas a las mías.

Creo en todo lo que veo.

Y aunque soy ateo rezo pa’ que nunca me pase algo feo.

Para soñar con mi partida y con tu llegada

no me hace falta un matre con almohada.

Yo soy libre porque desde aquí yo vuelo.

Solo toca despegarse del suelo.

Prepárame la cena que regreso pronto…

Calle 13

Entren los que quieran

Anuncios

Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s