El Tren. Valladolid

Comenzar un viaje a Donosti con un bocadillo de jamón en el bar del tren no son maneras. Quita el hambre, sí, pero yo soy un jodido gourmet y debo protestar por la basura que me vende Renfe.

Criticaré en mi blog, tuitearé y lo enlazaré en Facebook, haré una foto con filtro y desenfoque circular, inventaré el hastag #pseudobocadillo y molaré.

Pero no soy tan gourmet. El bocadillo no estaba tan malo.

Se acerca la parada de Valladolid y vuelvo a mi asiento. Hay una nota. La letra es muy bonita y enseguida me doy cuenta de que es de mujer.

Búscame. A Fuego Negro. 31 de agosto n°31. 14:00“.

La firma es una mariposa. Sonrío.

Anuncios

Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s